Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!
Publicado por Pablo en 21

sábado, 28 de septiembre de 2013

Revista digital Minatura nº 129 LA INMORTALIDAD

     El nuevo número monográfico de MINATURA nº 129 esta vez trata sobre la inmortalidad. Un tema candente que durante milenios el hombre a cultivado en culturas desde el antiguo Egipto (con el culto a los dioses) hasta la más moderna de las  civilizaciones que ahora vivimos, englobándola dentro de un misticismo y creencias que nos hagan entender la vida desde otra visión.
     En este número participan una gran cantidad de escritores que tratan el tema desde su punto de vista, tan genial como siempre, abriéndonos el camino para poder entender otras formas de expresión sobre la inmortalidad. Entre ellos está: Nicolás Jarque Alegre, Ana María Shua, Francisco José Segovía Ramos, y un largo etcétera de escritores que nos van a hacer partícipes de sus visiones e ideas.
     A partir de este momento comienza una nueva aventura en la que participo con los textos que a continuación voy a detallar, y que figuran tanto en castellano como en la revista  digital en inglés. Desde aquí quiero traspasar mi agradecimiento a Sara Mesa Marcos y Manel Solé Prades sobre las traducciones. Entre los dos aúnan el esfuerzo por tenerlas siempre a punto, y es de agradecer. Por eso les dedico esta entrada, los verdaderos responsables de dar la oportunidad que estos textos originales que voy a exponer puedan ser leídos por lectores de habla inglesa. Manel y Sara va por vosotros. 




Crisis de identidad

Se miró al espejo y no vio reflejada su imagen. Sabía que estaba muerto, que no podía hacer nada, que su andadura por la  tierra estaba sumida a mordeduras nocturnas eternas y que debía cambiar de población cada cierto tiempo para no ser descubierto. Años de experiencia y trabajo le llevó a un callejón sin salida. El agobio por falta de víctimas sanas  le desembocó a ser intolerante a la lactosa y fructosa, azúcares que se dispersan en la sangre de sus víctimas, por lo que tuvo que replantearse seriamente su nueva vida. Desde entonces utiliza sucedáneos, como puré de tomate, kétchup, y otras aparentes sangres teñidas de tinte que esparce en el cuello de las personas que van a ser atacadas, para no perder el simbolismo de su mordedura ni la inmortalidad.

Identity crisis

He looked himself in the mirror but thye mirror did not reflect his image. He knew that he was dead, there was nothing he could do, his path in the world was condemned by an eternal night bites and he had to be changing city very offten keep undiscovered. A lot of years of experience and work brought him into a dead end. The burden for the lack of healthy victims turned him to be lactose, fructose and sugar intolerant. These substances were spread in the blood of his victims, for what he had to seriously rethink his life. Since these acts he uses substitutes like ketchup, tomato sauce and anothers stained "bloods" put them in the neck of his future victims, just to make sure he does not lose the symbolism of his bite.


Descubrimiento

El faraón levantó la cabeza, y toda su horda despertó al oír su voz. Somos inmortales, dijo, al escuchar ruidos al final del túnel. Al otro lado voces y gritos de personas celebrando la victoria se propagaron por la gran sala donde se encontraba el faraón y su prole. Las palas de los arqueólogos daban golpes contra la pared, intentando derribar la losa que los separaba de su descubrimiento. El faraón nervioso, rígido, envuelto en telas impregnadas en aceite, con  máscara de oro, volvió a tumbarse, a la espera que la luz los llevara al otro lado. Desde entonces no han levantado cabeza, esto de permanecer en vitrinas les produce fobias, cierto repelús y tericia, al ver a miles de ojos observarles analizándoles a la milésima. No entienden que ha pasado, si es una burla de los dioses, o por el contrario sus sacerdotisas se equivocaron de párrafo que les llevara a la otra orilla. Están infundidos de rabia, el cielo no es lo que se esperaban, arremetiendo contra los descubridores maleficios para esquilmarlos. Por eso desde hace unos años son constantes portadas de revistas y libros.

Discovery

 The Pharaoh raised his head and all of his horde woke up when they listened him. We are immortals, he said when he listened the noise at the end of the tunnel. On the other side, the voice and noise of the people that were celebrating the victory were propagated in the big room, where the Pharaoh and the other people were. The archaeologist’s blades knocked the wall, trying to knock down the wall which separated them from their discovery. The Pharaoh, nervous and rigid, was envolved in oily clothes with a golden mask, he laid back again and waited for the light to bring them to the other side. Since then they have not lifted their heads, they have phobia to remain in boxes, they become creepy when thousands of eyes look at them. They don’t understand what happened, if all this is a joke of the gods or their priestesses were wrong with the paragraph, which brought them to the other edge. They are full of rage, the sky is not as they expected, they lash out the malefics discoverers, who exhaust them. Since few years journal covers ans books are constant.


Iniciativa

La esperanza de ser eternamente joven, de no morir en el intento de esquivar a la muerte, y de subir un peldaño por encima de todo mortal, siempre ha sido el sueño del hombre. Los científicos así lo afirman. A partir del  mes que viene venderán frascos en los supermercados de radicales libres y antioxidantes para rejuvenecer a la población. Hollywood se ha apoderado de esta iniciativa,  para seguir explotando eternamente a los actores infantiles de éxito. El negocio sigue asegurado.


Initiative

Hoping an eternal young life, to not die while trying to step aside from the death, and the hope to climb a step above all mortal beings. This has always been the humanity's dream. The scientists confirm such theory.  Next month people will find jars of free radical and antioxidants in the supermarkets to turt the population up . Hollywood has taken this idea to its own to keep  exploiting eternaly young actors with success. The business is assured.


La mala suerte

-Son solo seis estrofas. Cada una de ellas explica una parte de ti. Si te fijas y lees con detenimiento verás cómo puedes retomar cada una de tus equivocaciones. Tienes que subsanar el mal que has provocado a lo largo de los años de existencia, y sobre todo, desprenderte de esa deidad que forjaste durante décadas sobre la mala suerte.
     El chico mira a su alrededor y le asiente con la cabeza
-La diosa Fortuna me hizo un desgraciado. Llenó mi vida de harapos, de sarmientos, enredaderas y hoyos profundos, de grutas oscuras. Me hizo pasar delante de gatos negros, incluso me forzó a arrastrarme de forma inevitable bajo escaleras abiertas… La mala suerte siempre me acompañó.
     El joven chico se postra en la mesa, apoyando el brazo derecho a la vez que se sostiene la cabeza. Duda, piensa, e intenta sacar una conclusión que le dé capacidad de poder ver el error que no ve.
-No se preocupe. Tenemos todo el tiempo del mundo, la eternidad si es necesario.
     El chico abre de repente los ojos, casi eufórico le mira agradeciéndole en su fascinación que es inmortal.
-Después de tantos años queriendo esquivar a la mala suerte, ahora, en este momento, gracias a ella, y después de haberme caído un tocho en la cabeza, al ver un gato negro y pasar por debajo de la escalera, por suerte, ¡soy eterno! – grita exhalando toda la tensión. -¿Y usted quién es? – pregunta enérgico.
-Eso no importa – le contesta firme queriendo quitarle importancia.
-¿Y esto es la inmortalidad? ¿Y aquí existe la mala suerte? – acierta a preguntar.
     Un aire denso se levanta moviendo las nubes. Se tornan más espesas y densas, oscureciéndose y dando lugar a una gran tormenta que abate la tierra. Un rayo le cae en el cogote. Concluye que la mala suerte le va a acompañar el resto de su existencia.


Bad luck

 -Only six strophes. Each strophe explains a part of you. If you pay attention and read carefully, you will see how can you change your mistakes. You have to correct the injury you provoked during your life, specially you have to let go your deity that you forged for decades about bad luck.

The boy looks around and he asserts with his head.
 -The goddess Fortune made me an unfortunate. She filled my life up with rags, climbing plants, deep holes, and dark routes. He made me walk in front of dark cats, even she forced me to creep under open stairs… the bad luck walked always with me.
 The young boy sit down next to the table, holding his right arm and sustaining his head.  He doubts, he thinks and tries to get a conclusion that allows him to discover the mistake that he is not able to see.
 -Do not worry. We have plenty of time, until the eternity if it was necessary.
 Suddenly the boy open his eyes, he looks almost euphoric and with fascination he thanks him for his immortality.
-After long years trying to avoid bad luck, now, in this moment, thanks to her,  and after I was impacted in my head, after seeing a black cat and walking under the stairs, I will be, luckily, eternal– he shouts – and who are you? – he asks energicaly .
 -It doesn’t matter. – he answers firmly trying to rest importance.
- Is this the immotality? Does the bad luck exist here? – he asks.
 A thick wind starts to blow and moves the clouds, and they became more thick and dark.  The clouds crashed into a big storm. A beam falls down on his head. He concludes that the bad luck will walk with him forever.


Ulises

Ulises tomó el brebaje justo en el momento en el que su último aliento de vida se le escapaba junto al canto de las sirenas. Al llegar a sus labios su rostro fue cambiando hasta desaparecerle las arrugas. Levantó la cabeza y miró a su alrededor, sonrío de ver de nuevo el día, de poder contemplar como las nubes corrían, como el cielo azul brillaba, y las aves sobrevolaban por encima de su cabeza. Contempló atónito cada minúsculo ser. Y sonrió. Admirado por la maravilla se acercó de nuevo al espejo, viéndose reflejado se tocó el rostro. Abrió la mandíbula un par de veces, los dientes los tenía perfectos, blancos y brillantes. Sus manos desgastadas volvieron a ser jóvenes y robustas. Le había vuelto a nacer el pelo.  Su torso encorvado era de nuevo prominente y voluminoso. Admirado miró el frasco, y contempló en la etiqueta, “elixir de la inmortalidad del Olimpo”. Gritó victoria con voz profunda y aguda, “los Dioses no se han olvidado de mí”. Aquel frasco le había salvado la vida. Se dio media vuelta y dudó si beber de nuevo, ¿por qué no?, se preguntó, ¿qué mal me hará?, abrió la botella y se mojó los labios. Tornó a la adolescencia. Volvió al espejo y se quedó admirado. Con esto soy inmortal, dijo eufórico. Abrió de nuevo la botella, volvió a beber, esta tercera vez un gran trago. Delante del espejo su cuerpo se encogió hasta hacerse bebé. Balbuceó durante los segundos que vio caer la botella al suelo rompiéndose en varios pedazos. El líquido esparcido comenzó a extenderse. Movió su frágil cuerpo e intento estirar la mano para mojarse los dedos y poder acercárselos a los labios. Agitó las manos, una y otra vez, a la espera de impregnarse, cambió de estrategia y lo hizo con la palma de la mano. La felicidad le invadió la faz. Se acercó la mano y la lamió hasta tragarse todo el líquido impregnado. En segundos el bebé se convirtió en una diminuta célula que fue fagocitada por un microorganismo. El deseo de la inmortalidad le pasó factura. Y aun seguimos creyendo las excentricidades de sus aventuras. La historia de Ulises Homero la acabó escribiendo diferente para no alarmar a la población.


Ulises

 Ulises drank the potion just in the moment when his last breath of life escaped and the Sirens sang. From that moment, his face was changing until the wrinkles dissapeared. He raised his head and looked around, smiled for the new day and for the clouds runing, the shining blue and the birds flying over his head. He looked at everything he had around and smiled. Being astonished by all this beauty, he walked to the mirror again and touched his face. He opened the jaw a couple of times, his teeth were perfect, withe and shining. His hands were young again. His hair grew again. His old chest was again strong. He looked up the potion and he could see in the label “elixir of the Olympus immortality”. He shouted with sharp and deep voice, “the gods don’t forget me”. This potion had saved his life. He doubted to drink again, ¿why not?, he asked himself, ¿what will happen?. He opened the bottle and drank again. He was back to his adolescence, suddenly he looked himself in the mirror astonished. I’m immortal, he said exultant. He opened the bottle and drank again, the third zip was bigger. In front of the mirror his body was turning smaller until he became a baby. He babbled for seconds until he saw the bottle falling and breaking down. The fluid was spreaded all around the room. He moved his fragile body trying to wet his fingers and bring them to his lips. He shaked his hands again and again hoping that he could drink some drops of the potion. He changed the strategy and wet the whole hand. He was sorrounded by happiness. He licked his hand and he drank all the liquid. In a few seconds he became a small cellule. The wish of immortality was taking its revenge. And we still believe the eccentricities of its adventures. The story of Ulises Homero was finally differently written to not alarm the society.

jueves, 26 de septiembre de 2013

PFD Y PONFIEL (62,63,64,65)

La fotografía es de Jose Luís Rafael

PARA ACCEDER AL BLOG DE LUISA HURTADO PINCHAR AQUÍ


Cambios de tiempo

Hace dos décadas hubiese sido impensable colocarse una armadura. Ahora nadie se la quita. El agravio entre los hombres cada día es más acentuado. Hay quienes acaban desarmados. Otros sin embargo siempre tienen el último modelo.

Lobeznos

A las tres y media te estaba esperando en el bar de la esquina, el que frecuentábamos cuando éramos adolescentes. Desde allí partíamos a dar una vuelta en moto por la ciudad, y a veces me  pedías ir a la colina para ver el anochecer. Siempre te pedía que no fuera en luna llena, sin darte demasiadas explicaciones. Y tú perpleja no sabías que decirme, no entendías el por qué de mi insistencia. Hasta que no compré una armadura, no fui capaz de aclararte. Te amaba, y no quería hacerte daño. Y tú me dijiste que no importaba, que por amor se hacen locuras. Recuerdo el día que te la probaste, y andabas como un pato, no sabías mantenerte en pie. Llegué a enamorarme más de ti, saboreé facetas tuyas que antes no había ni pensado. Fuimos felices y comimos perdices, y aunque quedaste sorprendida por mi transformación te volviste loca de amor. Aullé hasta extasiarme. Con el tiempo tuvimos un lobito. Esa fue mi sorpresa. Nunca sospeché de tu doble identidad, ¡qué bien la habías mantenido en silencio!. Todos tenemos secretos que tarde o temprano acaban siendo descubiertos.

La huevera

De las más de seiscientas piezas que componen una armadura, solo conservo de ti la huevera, me va perfecta para hacer los batidos.

Caída


Seguiste por aquella senda marcada en el mapa en busca del santo grial. Y al llegar a la puerta de la ermita solo encontraste piedras esparcidas por el suelo. Imploraste al cielo que a ti no se te engañaba, y acabaste creando una religión que hoy en día tiene miles de adeptos. Creyeron en ti porque tú mostraste valores de hierro que se acabaron fundiendo. Pero todo imperio que se funda en mentiras cae de nuevo al vacío.

martes, 24 de septiembre de 2013

PFD Y PONFIEL (58,59,60,61)


Microrrelatos publicados en el blog de Luisa Hurtado (microrrelatosalpormayor) para acceder pinchar aquí.




Fotografía de Jose Luís Rafael


Estatua
Las estatuas han acabado siendo el último reducto para acabar con el hambre. Pero hay tanta que ya no hay plazas ni esquinas libres. El hambre sigue su curso.

Funciones
Se como ella. Inmóvil, decorativa, y funcional. No hay perro que se resista a dejar su huella, ni hombre con capacidad de quedarse sentado a ver cómo le pasa la vida frente a sus pies. Ni por dos monedas. La mayoría siempre dan la espalda.

Existencia
Estrafalario. Licántropo. Adoquín. Maniático. Lunático. Mentiroso. Lujurioso. Ninguna de todas estas palabras tiene una relación de significado entre sí. Lo único que las separa es la falta de una frase que las englobe con sentido, y muchos ni siquiera saben que existen. Se quedan como estatuas.

La calle

De puta madre suena en su boca. Que guay es, retumba en sus adentros. Gracias señor no me ralle, dice sin pestañear. Colega esto es la monda, una frase de risa. Y el resto de vocabulario se queda vacío en el diccionario. Y dicen que la ignorancia es una purga.

viernes, 20 de septiembre de 2013

PFD Y PONFIEL ( 57)

Dejo esta aportación al blog de Luisa, pinchar aquí para acceder a él.

La fotografía es de Jose Luís Rafael



Sireno


Me quedé perpleja al verlo. Sabías que yo, pobre de mí, no iba a poder resistirme a tus encantos, a esa parte sensual tan plácida que tanto me gusta, y quizás acabase revolcada contigo en la fresca arena de la playa. Una playa inmensa bañada por el sol, el agua cálida y mansa, dejando la huella en mi piel, en la arena y sobre nuestros cuerpos deseosos, lívidos, para transformarnos en etéreos. Me puse sensual, y tú respondiste. Cuando di el primer paso al ponerme de pie, y acariciar la tuya, tan suave y electrizante, vi eso y me asusté. Y tú me dijiste, no te preocupes no es eso que utilizáis los humanos para no dejar a las mujeres embarazadas. Esto es una medusa, dijiste y yo te creí. Al darme la vuelta te liaste con la musa de tu derecha y desapareciste bajo el mar.

jueves, 19 de septiembre de 2013

PFD Y PONFIEL (53,54,55,56)

Os dejo algunos micros publicados en la página de Luisa Hurtado González, para acceder a ella pinchar aquí.


La fotografía es de Jose Luís Rafael






Búsqueda infructuosa

Había volado durante años en tu busca. Fui a las estepas, a las montañas rocosas, a los andes, recorrí América de norte a sur. Después lo hice por Europa, Asia y África, Oceanía y Australia. Tuve que hacer miles de peripecias para no perder el aliento, y seguir con el mismo énfasis la búsqueda, una búsqueda incesante, que acabó con mi vida justo a escasos metros del nido por un aerosol insecticida. Para que veas que realmente sentía algo por ti. Esto fue lo que quedó de mí.

Pesimismo

La única forma de dejar pasar la existencia es dejar de agitar las alas.

Creación

No hay revelación humana posible que sea capaz de distinguir a simple vista si soy una avispa de verdad o no en esta quietud. Algunos transeúntes han estado a punto de tocarme con la yema de sus dedos para comprobar in situ si soy real, después de leer en el cartel que hay encima, que todo está en su mente. Desde entonces algunos de mis visitantes se han convertido en celebridades, y me han construido un palacete. Soy objeto de veneración y están pensando en crear hombres que sean capaces de pinchar las veces que haga falta sin remordimientos. Sería un gran logro y avance para la humanidad.

Alcohol


Después de hablarle durante horas sobre mi vida, me di cuenta que me había posado en una hoja. El alcohol me sienta mal.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

PFD Y PONFIEL (50,51,52)

Os dejo los micros publicados en la página de Luisa Hurtado González, pinchar aquí para acceder a su blog.

La fotografía es de Jose Luís Rafael





Caracol

Simulé ser un caracol, cada vez que salía de tu casa y a escondidas bajaba los peldaños escondiendo en cada paso lo que habíamos hecho minutos atrás. Éramos niños, proclives a desenlaces fortuitos, nunca hubo nada premeditado. Solo cuando llovía sacaba de nuevos los cuernos, y me arrastraba con mi casita de caracol, hasta volver a las andadas. Jugábamos a escondernos, a tirar por el desagüe lo que no queríamos. Éramos inseparables. Lentos en nuestros actos. Nunca supo nadie porque desaparecían los niños del bloque. Mi madre siempre sufrió los embozos.

Resplandor

Y la luz al final del túnel me enseñaba el camino. Pero había que subir demasiadas escaleras. Con lo bien que se está con la calorcita. El cielo puede esperar.

Análisis cromático

Encargué a un pintor un cuadro hace unos años. De él  me atrajo su parsimonia a la hora de plasmar en cada trazo matices de mi personalidad. Se sentaba frente a su cliente y absorbía cada rasgo de carácter, haciéndote preguntas sobre tus preferencias. Era un lobo al acecho, con ganas de desentrañar  lo más profundo de cada uno, de sacar esa parte escondida, donde habitan las cosas que no queremos enseñar. A mí me dijo que tenía cosas interesantes, que me iba a quedar pasmado al ver el cuadro, guiado por mi forma y personalidad. Nunca entendí el porqué pintó una escalera de caracol y lo tituló solo en casa.

martes, 17 de septiembre de 2013

LIBRO DEL I CONCURSO DE NARRACIÓN BREVE Y MICRONARRACIÓN DE MECENIX.COM

I CONCURSO DE NARRACIÓN BREVE Y MICRONARRACIÓN DE MECENIX.COM

(relatos ganadores y finalistas)

     Para conmemorar el primer año en la red, mecenix.com convocó el pasado mes de marzo de 2013, un concurso de microrrelatos y narraciones breves abierto a autores mayores de 16 años, con carácter internacional y con participación abierta a todos cuantos utilizaran para sus creaciones, cualquiera de las lenguas oficiales del Estado español: castellano, catalán, euskera y gallego. La respuesta fue entusiasta. Durante el mes y medio en que se mantuvo abierto el período de recepción de originales se recibieron 577 narraciones de las cinco modalidades del concurso, que nos sorprendieron por su cuantía, por su calidad y por su carácter internacional. En este mundo global en el que las pasiones son, pese a todo, tan comunes, nos encantó recibir narraciones de cuatro continentes en las cuatro lenguas en que hicimos la convocatoria.

     El concurso tenía, como es sabido, cinco modalidades. De las narraciones recibidas, 269 correspondieron a la modalidad A (narración breve de tema libre (máximo 5.000 caracteres); 30 a la modalidad B, narración breve sobre un tema predeterminado, que en esta edición fue “La gran corrupción” (máximo 5.000 caracteres); 29 a la modalidad C, narración breve que debía comenzar con la palabra “Cantabria” y acabar con la palabra “filosofía” (máximo 3.000 caracteres); 46 a la modalidad D narración breve de formato epistolar (máximo 1.000 caracteres) y 203 a la modalidad E narración breve de tema libre que debía incluir 100 palabras justas. Las 577 narraciones correspondieron a 238 autores de distintas procedencias, la mayoría del Estado español (y muchas de ellas escritas en castellano o español), de todas las Comunidades y Regiones pero también de muchos otros paises, reforzando el carácter internacional que referíamos. Se recibieron multitud de relatos de Latinoamérica y el Caribe, de USA y Canadá, pero también de distintos lugares de la Europa Comunitaria e incluso de Australia y Egipto.

     Las Bases señalaban la elección de cinco ganadores y de nueve finalistas por modalidad, de manera que se publicarían 50 narraciones como parte del premio. Sin embargo, dos de los cinco miembros del Jurado consideraron que debía declararse desierta la modalidad D (formato epistolar) aunque los otros tres miembros —que también señalaron una merma en la cualidad con respecto a las otras modalidades— destacaron algunas narraciones con sus puntuaciones. La reunión del Jurado del 15 de junio de 2013 sirvió para consensuar las posturas y decidir un ganador y tan sólo cuatro finalistas en esta modalidad, por lo que el número total de narraciones ha sido finalmente de 45. (Hemos de congratularnos del acuerdo, porque con esa decisión se premió —sin que lo supiéramos hasta que nos lo comunicó la interesada— seguramente a una de las participantes más jóvenes, la sevillana Marta Bordons, de 16 años).

Finalmente los ganadores fueron:

Carlos A. Gamisans, de Calatayud, con El concurso imposible (Mod. A),
Alfonso C. Villar (Alicante) con Barrios (Mod. B),
Nuria Burguillos (L’Hospitalet de Llob.) con Chino, Capuchino, Mandarín (Mod. C)
Ana C. Salazar (Fernan Núñez) con Sr. Martínez (Mod. D) y
Vicente Montemayor con El Otro (Kingston, Jamaica) (Mod. E).

Junto a ellos resultaron finalistas: Aleix Clos, Ana Arenaza, Manuel Chapuseaux, Santiago Vázquez, Luz Leira, Rafael Castillo, Benito Pastoriza, Héctor Navarro, Alberto Sousa, Gemma Pellissa, Juan C. Somoza, Rafael Romero, Hernando Castillo, Laura Delgado, Rosa García, Antonio Casas, Ana I. Velasco, Pere Ventura, Teresa Cardona, Carlos Granda, Mattin Eizagirre, Loli González, Francisco M. Marcos, Marta Bordons, Manuel Juárez, Lidia Gregorio, Clarisa Leal, Miguel A. Salamero, Miguel Alayrach y Xavier Osorio.




     El libro que ahora presentamos recoge la totalidad de las narraciones, algunas de ellas ciertamente extraordinarias. Era el compromiso de la editorial: publicar el libro y entregar a cada ganador 10 ejemplares sin cargo alguno (además de un crédito de 300 euros para publicar en la plataforma mecenix.com) y a cada finalista dos ejemplares también sin cargo. Ahora presentamos el libro que recoge las narraciones en la plataforma mecenix.com para que los mecenas que aman la literatura puedan adquirirlo a precio de coste y para hacer posible nuevas convocatorias del premio. Quienes lo adquieran no se van a arrepentir: la calidad de los autores es indiscutible y su esfuerzo merece la recompensa de su máxima difusión. El objetivo es poder editar por lo menos 250 ejemplares: 130 ya comprometidos para autores y finalistas y 115 para los mecenas potenciales (5 van al depósito legal y a la editorial). Si superamos el horizonte de ejemplares previsto aumentaremos la tirada proporcionalmente para satisfacer a la totalidad de la demanda.

     Una última cuestión. Los libros se enviarán sin cargo a los mecenas de la península (España). Necesariamente se tendrán que cargar los gastos de envío a los mecenas de fuera de España (también Baleares y Canarias). (Para compensarles por ello, la editorial les hará llegar un detalle en el envío adjunto, que deberán abonar contra reembolso).

   A todos aquellos que estén interesados en adquirir un libro de la plataforma dejo el enlace, pincha aquí.


  Esta información está en la plataforma, que he transcrito por la buena explicación detallada y clara.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Lectures d'ailleurs / Tradabordo - Une anthologie vivante -

     ¿Qué haré con Caroline?, me he preguntado muchas veces después de ver la antología en la que se han recogido a autores de España, muchos conocidos y otros no tanto. Después de darle muchas vueltas he llegado a la conclusión que le voy a hacer un pequeño altar para agradecerle el esfuerzo, el interés y la divulgación de los pequeños tesoros que encierra la antología. Me ha asombrado, de forma tan grata, que es como si me hubiese asistido a una comida elaborada por un conocido y prestigioso chef. Después de hacer la digestión y concluir que es cierto (tuve que frotarme varias veces los ojos porque creía que era un espejismo) le agradezco de corazón a Caroline Lepage Poitiers este hermoso regalo que ha compartido (enlacea través de Lectures d'ailleurs / Tradabordo



     
     

Lectures d'Espagne, une anthologie vivante ( pinchar aquí )

Sont réunis ici – sur ce lecteur Calaméo – toutes les nouvelles et microrécits espagnols traduits par l'équipe de Lectures d'ailleurs / Tradabordo.

Une anthologie « vivante » parce que le document que vous consulterez ici n'est qu'une version d'un corpus qui ne cessera de s'étoffer au fil du temps. Revenez par conséquent régulièrement lire d'autres histoires espagnoles…

Des entretiens ont été réalisés avec les auteurs publiés dans cette anthologie.

Vous les trouverez à l'adresse suivante :

Entretiens Lectures d'ailleurs

Lectures d'Espagne

Publish at Calameo or read more publications.


El texto traducido al Francés e incluido en la antología es:


« Le vendeur de phobies »

Pour les laids, pour les beaux, pour les riches et sans talent. Pour ceux qui ont un bandeau sur les yeux, pour les avaricieux, pour ceux qui courent en oubliant leur vie derrière eux. Pour ceux qui aspirent à combler leur existence de choses nouvelles…, oui, pour tous ceux-là, j'ai le meilleur élixir de tous les temps : des phobies de toutes les sortes, de toutes les tailles, de toutes les couleurs et de toutes les formes. J'en ai des tas, dupliquées, intenses et légères, faciles d'usage, pratiques et bon marché, annonce le vendeur, qui essaie de dissimuler la réalité de son mensonge derrière un faux sourire. Rien n'est plus impossible grâce à cet élixir, ajoute-t-il en brandissant le flacon translucide pour en montrer le contenu. Il le secoue et en boit quelques gouttes. Dieu que je me sens bien ! Libérez-vous de vos peines ! hurle-t-il, euphorique. Quoi de mieux que de se sentir libre, heureux et chanceux ?
— Et qu'est-ce qu'il y a dedans ? demande un passant en s'approchant.
— Des potions élaborées par mes soins. Quand j'étais enfant, mon père m'a élevé pour devenir quelqu'un de bien. Rendre la vie plus facile aux autres. Mener une existence simple et active. Être moi-même. Aider mon prochain. Pourquoi croyez-vous que je fasse cela, hein, à votre avis ? apostrophe-t-il sa victime.
L'homme sourit, presque frénétique, plonge la main dans sa poche et en tire un billet de cinquante euros.
— Donnez m'en donc trente flacons !
Le vendeur sourit lui aussi, lui présente la marchandise et attend de le voir avaler une gorgée du fameux breuvage.
— Allez-y ! insiste-t-il devant l'hésitation de son acheteur qui, finalement, s'en va, indécis.
Quelques semaines plus tard, l'homme revient et lui dit :
— Il y a deux mois, vous m'avez vendu des flacons d'un breuvage soi-disant merveilleux. Or depuis, ma vie a complètement changé. Je ne suis plus le même. J'ai la phobie de la nuit, des bruits du dehors, des insectes… À cause de vous, je suis malheureux.
— Et alors ? Personne ne vous a obligé à acheter. D'ailleurs, si vous le souhaitez, j'ai un autre élixir capable de faire disparaître les phobies, lui rétorque le marchant, ses yeux satisfaits fixés sur lui tandis qu'il lui rend la monnaie.


Francisco Manuel Marcos Roldán
Traduit par Caroline Lepage
(Université de Poitiers)
(Pour le compte du blog de traduction Tradabordo)