Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!
Publicado por Pablo en 21

viernes, 30 de mayo de 2014

Letrasconarte seleccionado micro SUEÑOS

Este microrrelato ha sido seleccionado para aparecer en la antología "Pensamientos para la eternidad" de letrasconarte. 


Sueños

Sueñas ser princesa, y vuelves a creértelo las veces que haga falta. El príncipe se pasea al galope entre  escudos y espadas. Nunca antes un guisante había dejado tanta huella. Puede que todo no sea más que un sueño, vago, difuso. Pero al despertar sabes que él no ha dejado de ser rana. La felicidad está en cualquier lugar, y sabes que nunca será eterna.



Enhorabuena a los ganadores y finalistas, y al resto de seleccionados. 

domingo, 18 de mayo de 2014

Concurso literario ICP "Historias fósiles" 2º clasificado

Este  es el tercer año que el instituto de Paleontología de Sabadell, con motivo de la Diada de Sant Jordi, y la promoción tanto literaria como científica entorno a los dinosaurios, celebra su concurso en tres categorías. Niños, jóvenes y adultos. 


El jurado formado por:

Joaquim Carné, regidor de cultura del Ayuntamiento de 

Sabadell

Àngel Galobart, Jefe del Grupo de búsqueda del Mesozoico del

ICP

Cecilia Picún, responsable de Librería de la Plata

Han seleccionado los ganadores y finalistas de cada categoría. Finalmente he quedado en 2ª posición, con el relato titulado:

"Experiencias fósiles". 

A continuación podéis leerlo en la lengua que indicaban las bases.

Experiències fòssils

     Quasi no ens podíem moure'ns, el sòl era una catifa tova de fulles i branques seques caigudes per la gran tempesta que va assolar la zona diversos mesos enrere. Cossos mig enterrats de grans saures pels devessalls de terra lluïen sota els pocs rajos de sol que incidien a la superfície. Vestigis de dies de glòria aprofitats pels carronyers, en una zona infectada a la qual havíem arribat després d'hores de camí, per tenir una experiència fòssil; així solíem dir-li a aquest tipus d’excursions.
      La vegetació simulava als coneguts paisatges del Carib. Un lloc paradisíac, d'alts arbres, falgueres, palmeres, aigües cristal·lines i una calor sufocant. Temíem que el viatge fos trencat per l'aparició dels temibles carnívors capaços d'engolir-nos sense escrúpols d'una sola mossegada.
     M'acompanyava el meu fill Neo, apassionat pels dinosaures, promotor d'aquesta trobada, fascinat per l'exuberància d'un bosc ple d'insectes i olor nauseabund. La meva dona Lora, vestida de blanc de cap a peus, solament estava preocupada per conservar el vestit immaculat, mentre resava per no topar-nos amb cap desavinença que ens compliqués la vida.
     Després de diversos minuts de camí sigil·lós pel bosc, la mà d’en Neo em va prendre per l'espatlla, empenyent-me cap a davant, alhora que la meva dona solapada al meu tors m'impedia l'avanç. Tres minuts després, Neo va assenyalar la vora d'un gran arbre, i vaig sentir el fred desolador clavar-se suaument. El terror ens va paralitzar. Vam mantenir el silenci, trencat per alguns sons llunyans de grans saures que poblaven la zona. Neo va assenyalar de nou tan previngut que en baixar la mirada vaig poder comprovar un regueró de sang tenyir el petit rierol que solcava la vall.
-Possiblement sigui un Alosauri que acabi de matar una presa - va indicar Neo a la fitxa que portava en el sarró -. Aquesta zona està molt poblada.
     Vam fer un pas enrere. La por ens engolia.
-Cuida’t fill. Això no són nimietats. Estàs segur?
-Si. Ho diu aquí – m’ensenyà la fitxa blava.
     Les branques de falgueres que teníem enfront de nosaltres van començar a moure's estrepitosament. Tots tres ens van mirar indecisos de si sortir cames ajudeu-me o... En qüestió de segons van aparèixer tres Ornitomimosauris.
-No aguanto més!. Vull marxar-me!. No se el teu pare, però jo estic farta.
-Lara, has de mantenir la calma. Així no arribarem enlloc.
-Et juro que si no torno aviat a casa acabaré histèrica. Fa molt temps que no soc partidària d’aquestes expedicions. ¡Bitxos! i més bitxos. Em fa angunia aquest lloc. Has pensat alguna vegada en fer coses normals, de gent normal? El teu fill necessita experiències d’un altre tipus.
     Es va girar d’esquena mentre Neo i jo avançaren uns passos.
-Lora, anem.
-I teniu la indecència de deixar-me. Mira que sou uns poca soltes!!!
     Va accelerar el pas fins arribar al nostre costat.
     Neo estava acostumat a que tot dos no estiguéssim d’acord en algunes coses. Tenia la capacitat ben fiançada d’evadir-se en les nostres discussions. Va aprofitar per fer instantànies, mentre els dinosaures herbívors pastaven, alhora que ens miraven curiosos.
-Pares, heu pensat quina olor hem de desprendre perquè se sentin tan atrets per nosaltres? Són igual als fòssils que van veure la setmana passada.
-Dubtes de l'olor corporal del teu pare! – va cridar la meva dona acompanyada amb una rialla contagiosa.
-Lora no tornem a començar. Si us plau.
-No em queda un altra. Ja m´he fet una taca al vestit!!! Pagaràs tu la bugaderia?
     No volia escoltar-la, així que em vaig apropar a Neo per continuar gaudint del paisatge.
     En reprendre el camí, i a escassos cent metres el bosc s'obria en una prada verge, coberta d'herba fresca. Vam caminar durant uns minuts fins el vessant de la muntanya per tenir una visió general de la vall.
-No us aparteu massa del camí assenyalat – ens va advertir Neo.
- La propera excursió em vesteixo de negre! Em podríeu haver dit que anàvem al camp.
-Si mare, el que diguis. Mireu a dalt, just a l'altre costat de la vall. Hi han Hadrosaures.
     Lara va ficar la mà en la bossa i va treure el mòbil. La pantalla indicava “trucs solament d'emergència”. La vaig mirar furiós.
-Perquè vols trucar? No et dones compte que no has d’alterar l’equilibri natural de la zona? T’ho indiquen a l’entrada. Queda terminantment prohibit la utilització del telèfon mòbil. Viu l’experiència fòssil més viva que mai.
-I el meu equilibri, qui l’ordenarà?  M´has dit vella amb això de fòssil?   
-Neo crec que ja és hora de tornar a casa.
-Perquè? Això és al·lucinant! – va gesticular exagerat.
-Em sembla molt bé. La teva mare està cansada de veure dinosaures, jo ja no estic fet per a aquestes emocions tan intenses.
     La meva dona va deixar anar un sospir enmig d'aquell lloc.
-Ostres!!!! Mireu quina petjada de Titanosaure – va assenyalar Neo al terra, al costat d’una falguera.
-Mira a la fitxa i comprova que sigui d’un d’ells.
-No la trobo pare. Aquesta carpeta no la trobo.
-No et preocupis. Ja vindrem un altre dia. Mira les coordenades per tornar a casa, el dia s’està enfosquin.
     A l’altre costat uns núvols densos anunciaven pluja, i qui sap que perills. Reprenem el pas, i en minuts arribem a un dels punts assenyalats de sortida.
-Al fi hem sortit d’aquest bosc. Mai més vindré! – va cridar la meva dona.
     Ens traiem el casc i les ulleres. Una noia de mitjana estatura ens rep amb un somriure, molt amable. Ens observa a l’espera d’algun comentari. Al veure la nostra incertesa ens acompanya fins a la zona vip.
-Què els ha semblat? Ha estat del seu grat?
-Molt bona consola, una experiència fòssil inigualable – vaig contestar -, però no és el joc virtual que volíem. 


Gracias al jurado por su deliberación. Y enhorabuena a los ganadores y finalistas.
No publico el listado de ganadores, porque aun no han sido publicados en la página web del ICP.


Gracias peques de la casa, por vuestro empuje a escribir esta historia para vosotros. Un beso de papi!!!!

miércoles, 14 de mayo de 2014

Letras con arte - concurso de cartas breve - seleccionado para antología

En estos breves concursos se presentan infinidad de propuestas, que criban para acabar incluidas en una antología, junto al ganador y finalistas. La propuesta era redactar una carta breve, que incluyera; "Me olvidé decir..."

Este es el texto que envié y que aparece en el libro.


Pendientes escarpadas

Me olvidé decir, que los días dejaron de ser anodinos. Que la tableta de chocolate, fue la más gustosa que probé. Que aquellos meses en los que estuvimos sobrevolando tiempos pasados fueron un gran ejercicio. Perdona si no supe como conjugar el verbo, con el que te quise decir tanto, con tan poco. Las palabras no me salían, expiré el aire entre la comisura de los labios, deshaciéndome del desasosiego que es vaciarse, que es sentir como el mundo se desvanece, y resurge, en precipitadas curvas inclinadas al vacío. Ayer los melocotoneros florecieron, hoy no dejé escapar el olor de cada una de las flores, de los estambres, de los pétalos. La tarde me supo a azahar, a zumo de naranja recién exprimido, olvidé los días mortecinos, las manchas en medio del camino, y el viento soplar en mis hombros. Ahora las piedras las revoco en el borde del camino. Suelo mirarme las manos en busca de grietas, amaso el pan y lo dejo fermentar. Observo tus arrugas y entre ellas navego sin demora, deshaciéndome por completo, enjugando mis lágrimas para decirte; lo siento. Y no vuelva a olvidar, abuela, que contigo soy feliz.

sábado, 10 de mayo de 2014

El cuento de los viernes - Lectura de relatos - programa VIII

En una nueva emisión del cuento de los viernes, se ha efectuado la lectura del relato "Viaje insólito" que se publicó en el libro recopilatorio "Vacaciones si yo te contara" de La esfera cultural. En el siguiente enlace podéis escuchar el relato.

Viaje insólito

No hubo forma posible de tomar una decisión clara entre todas las ofertas que teníamos frente a nosotros. Todas eran válidas, por su atractivo paisajístico, riqueza cultural y exotismo. Mi marido y yo dejamos pasar la oportunidad de poder disfrutar de unas buenas vacaciones en el trópico, junto a aguas cristalinas, playas de arena fina y blanca, sol a todas bandas y lugares donde la naturaleza fuera apabullante. Él quería Cancún y las Bahamas. Yo el corazón de áfrica, las Seychelles, navegar por el Nilo y recorrer las enigmáticas ciudades subterráneas de Turquía. La confrontación nos llevó a disgregarnos hasta dejarnos vencidos, separados por camas en habitaciones contiguas. Mantuvimos la distancia durante los largos días de verano, sin apenas dirigirnos la palabra, a través de señales, o simples notas que invadieron la casa, mantuvimos la relación hasta que el destino vino a cambiarnos la vida.
     Aquella tarde de verano, de un día caluroso, angosto por el sudor, mi marido y yo nos mirábamos de soslayo con ceño fruncido, por las desavenencias de haber sustituido lo paradisíaco por las baldosas de casa. Pero aquella tarde, justo frente a la ventana de la cocina, a escasos cinco metros del otro bloque, vimos a nuestro vecino prepararse las tostadas de la tarde. Sonriente y complaciente nos saludó sin otra intención  más que la de ser agradecido. Como autómatas lo saludamos sin importarnos la expresión tirante de nuestras caras. Jonás, el vecino, era un hombre excéntrico, amable, atento y cordial. Un hombre capaz de transformar su precaria vida en algo bello, en desarrollar su parte más humana, y potenciar los valores que pudieran llevar a un equilibrio justo. Su benevolencia y altruismo le llevó por aquellas casualidades de la vida a enterarse de nuestras desavenencias conyugales por las vacaciones. Rápido se puso en marcha, y como por arte de magia se acercó con un libro titulado: “Como dar la vuelta al mundo sin marearte”. Sin pronunciar más que; “aquí tenéis el remedio”, extendió la mano y lo cogí. Sobresaltados por su irónica postura mi marido cerró la puerta y bufé tan fuerte que, ¡ostras!, al soltar el libro encima de la mesa, para mí asombro, se abrió por la página uno.
-¿Has visto lo que yo he visto? - dije
- ¡Nuestra imagen predilecta! ¡La Antártida!
- Fíjate que dice bajo la fotografía. ¡Son nuestros nombres!
     Atraídos como imanes leímos la primera línea, imbuidos por una atracción incomparable a la que habíamos sentido al enamorarnos. Deseábamos saber sobre la vida de los protagonistas y el desenlace final.
    Y en un instante, nos sentamos en el sofá, cogimos el libro a una y leímos hasta quedar extasiados de su contenido.

     El viaje no programado al cual nos transportó el libro nos aportó placer. Viajar junto a las  letras no fue Distópico. Un hecho palpable, que vivimos a cien. Los protagonistas fueron los causantes de nuestra reconciliación. A partir de este bello viaje hemos vuelto a ser protagonistas de otro de sus libros.

Podéis descargar el audio del programa aquí.

domingo, 4 de mayo de 2014

Publicación de Viejos amigos (Pablo gonz)

Después de casi un año, Pablo Gonz al final "Viejos amigos" tiene forma. Así nos lo comunica a los seleccionados que aparecemos en la audiantología.

Comparto con todos vosotros sus palabras:


Valdivia (Chile), 11 de abril de 2014

Querid@s amig@s:

Casi un año después de haber iniciado el proyecto de nuestra audioantología Viejos amigos. Una aproximación literaria al mundo de la vejez, tengo el gusto de comunicaros que el audiolibro ya está terminado.
Se puede descargar en el siguiente enlace:
Esto permitirá un acceso online gratuito a todas las personas interesadas. Y espero que contribuya de manera fundamental a la difusión de nuestra obra.
Los archivos gráficos (que también van por We Transfer) son material de apoyo para la promoción en las redes sociales y para las ediciones particulares que cada cual quiera hacer del audiolibro. Aquí, por supuesto, la inventiva de cada uno es esencial para el éxito del proyecto.

Para la difusión Pablo recomienda:

Se pueden emprender numerosas tareas para lograr que el mensaje de este audiolibro (su reflexión sobre la situación de las personas mayores) llegue a muchas personas. Se me ocurren algunas que quiero compartir con vosotros:
1) Hacer copias del audiolibro (en CD u otros formatos) y regalárselas a personas mayores.

2) Hacer copias del audiolibro y entregarlas en los asilos y residencias de ancianos, en bibliotecas públicas, escolares o universitarias, en colegios mayores, en hospitales, en cárceles, etc... Podría ser muy interesante organizar audiciones colectivas y algún tipo de taller literario donde los lectores/auditores pudiesen aportar sus comentarios.

3) Enviar el audiolibro por email a personas ciegas o con problemas de visión, tetrapléjicos y otros colectivos con problemas de acceso a la lectura convencional.

4) Hacer copias de audiolibro y «soltarlas» en parques, en medios de transporte público, en gasolineras, en hoteles… En cualquier lugar donde un@ pueda «olvidarse» fácilmente de un CD.

Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ


Micro que aparece en la audioantología:

Etapas


Una imagen en el espejo. Los faldones de la abuela tendidos en el cordel del tendedero. Mamá hurgándose la nariz. Tres deseos cumplidos. Un cuarto por llegar. La familia aumenta hasta dos. Mamá ya no es la mayor.  Papá aún no ha nacido. La abuela va creciendo con lentitud, dice que lo hace por dentro y fuera. El abuelo es más tosco, creció a trompicones. Una botella de agua vacía. El huerto labrado con azada. Los bordados de la abuela expuestos como cuadros. Dos palabras conectadas con las que dicen; te quiero. Un amor primaveral, junto a la bitácora en el estante. Ayer fue lunes. Hoy es viernes. Muchos meses pasaron, y ahora con prudencia los niños crecieron. Palomas al vuelo que aletean. Viento que hace sonar las campanas. Ojos emotivos de hombres dichosos. No hay vuelta de hoja. El otoño precede al invierno. La primavera volverá dentro sin arrugas.


Si alguien está interesado ya sabe donde dirigirse. Los microrrelatos son sorprendentes.

Gracias Pablo por este fabuloso trabajo. Esta entrada es para ti. Un fuerte abrazo.