Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!
Publicado por Pablo en 21

miércoles, 6 de febrero de 2013

La cola del paro en Castillos en el Aire

Secreto compartido

 
El padre permanece estático en la cola de la oficina de empleo para tramitar el paro. De la cazadora saca los papeles arrugados que ha de entregar. Cabizbajo, se deja llevar por todas las preocupaciones que le atosigan desde que dejó a su amante. Entonces comienza a recordar la falta de sinceridad que tuvo con su mujer cuando le preguntó si le había engañado, y el porqué le habían echado del trabajo si eran cuatro y la empresa funcionaba. Su hijo no deja de mirarle, sin perder la sonrisa de su cara, le estira del pantalón queriendo jugar. Le enseña el coche con el que juega a partir del día que pilló a su padre besándose con otra. Aquellos días sin medir la gravedad el padre apurado le dijo: “le he dado un beso a Maite, mi jefa, porque me ha ayudado a cargar el coche”, e intentó comprar su silencio con el juguete. La cola avanza un paso, mientras le suena el móvil pone el altavoz. Es su mujer dándole una mala noticia, “Juan, me acaban de despedir”. El hijo la escucha, sin perder la sonrisa dice en voz alta, “Maite puede ayudarnos”. El padre se queda sin respiración.

8 comentarios:

  1. Con los niños hay que tener mucho cuidado... Enseguida sacan conclusiones acertadas. Una historia que sabe a realidad. Una realidad familiar muy bien "precipitada" al relato. Me gusta.
    Un abrazo.
    Amparo M.A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagínate, yo tengo cuatro.Oídos por todos los lugares de casa. Estan más que atentos... siempre a la espera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno, ese niño no podía tener la boca callada eternamente, y las mentiras tienen las patas muy, muy cortas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yashira, me encanta verte por aquí. La verdad es que la mentiras tienen unas patas cortas, tanto que cuando nacen les queda poca vida por delante.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Los mundos construídos con mentiras (todos, probablemente) tienen, a su vez, distintos enfoques, tantos como habitantes, tantos como sentimientos, tantos como las propias mentiras. El chaval aprenderá ésto antes, mucho antes, de que se le estropee el coche de juguete.
    Impecable relato, de los que llegan. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Amando. Dices la verdad, tan sencillo como eso. No puedo decir más.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Buen micro, Ponfiel.

    Destaco la asepsia que le da ese narrador en tercera, dado que parece contar la historia con cierta distancia emocional. Un micro con buena carga emocional, muy bien medido y con un ajustado pulso narrativo.

    Mis aplausos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció interesante hacerlo desde ese punto de vista de narrador. Parece frío pero a la vez candente. Si lo hubiese hecho en primera persona la historia no sería la misma. Ahí está la magia de escribir.
      Gracias por leer y dejar un comentario. Me enriquece todo lo que se dice.

      Saludos, bienvenido y un abrazo. Tres en uno

      Fco.

      Eliminar