Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!
Publicado por Pablo en 21

viernes, 23 de noviembre de 2012

III Concurso Microrrelatos Cross Atapuerca


La última carrera

Los niños están jugando al otro lado de la valla con canicas. Pierden una, el más grande grita desesperado. El padre le habla firme, el niño le mira sin rechistar enojado, resopla. Los atletas hace minutos que han comenzado la carrera, el padre asoma la cabeza entre el tumulto para ver a su mujer. Es la dorsal cuatro. A su lado un grupo de chicos aplauden el paso de los atletas. Ya le dije que se comprara otro calzado para correr, piensa el padre atosigado, cuando vuelva de la carrera va a tener los pies molidos. Los niños se detienen a escuchar el vocerío. El padre aprovecha, estira el cuello, vislumbrando entre la multitud el moño de su mujer. Le grita levantándole la mano, pero ni lo ve. Los niños le estiran del pantalón, él entusiasmado grita el nombre de su mujer. El más pequeño al escucharlo abre los ojos sin pestañear. ¿Cuándo volverá?, le pregunta. Dentro de poco contesta eufórico. Faltan pocos minutos para acabar, es la última vuelta. Coge a los niños y se posiciona delante de la valla a la espera de verla llegar. Está agotado del ajetreo. Después de media hora, a escasos cien metros está su mujer, en el último esprín. Un instante de lucidez le lleva a pensar, no va a poder, no va a ganar, como siempre. Una mezcla de vencedor le hormiguea en el estómago. Deja de animarla y se centra en sus pies, le separan unos metros de la meta. Ella acelera, saca el genio que lleva dentro,  y llega en segundo puesto, subirá al pódium. El marido perplejo, coge a los niños y se va al coche. ¡Malditas bambas!, porque cuando se dio cuenta que ya no era el número uno, dejó de amarla.
                                      
Se podían presentar dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario